* Diario La Reforma, el diario de la pampa | Editorial
| 13 junio, 2018

Editorial

Va a sonar antipático, pero lo único que estoy esperando es que termine el Mundial. No me interesa el fútbol en general, no soy hincha de ningún club, no miro, no me entusiasmo, no me importa, no me conmueve. Entiendo que es “el deporte” por antonomasia, que por las venas de los habitantes de este suelo corre sangre futbolera y que cada cuatro años se enciende la pasión y se produce una pandemia nacional.

Puedo lidiar con eso, puedo racionalizar el fenómeno, preparar el ánimo, no es más que una vez cada tanto. Sé que el Mundial va a obstruir todos los televisores de todo el país durante un mes y medio y sin dudas voy a mirar, quiera o no, como mínimo todos los partidos que dispute la selección nacional.

Con lo que no puedo, porque me supera y realmente me irrita, es con el atropello, el abuso de Mundial me sobrepasa, no hay manera de no enterarse, no hay modo de estar ausente, de permanecer ajeno, no importa qué leas, qué mires, con quién hables, no hay manera de elegir, por algún lado te entran, no hay modo de expulsar el Mundial. Durante los próximos 40 días, salvo una minoría que a nadie le importa y que no tendrá a dónde escapar, todas las personas, de todas las edades, géneros y oficios, estarán pendientes de las vicisitudes de la selección nacional.

Creo que no somos muy conscientes del nivel de hostigamiento informativo que sufrimos desde hace semanas, podrán decir que como el fútbol es un tema cultural estamos ávidos de conocer todos los detalles de los jugadores al milímetro, que queremos consumir todas las coberturas periodísticas, que nos interesa saber a qué hora se levantan, qué comen, a qué hora practican, si tienen o no día libre, dónde duermen, con quién duermen, cuántas camisetas llevaron, cuántos kilos de yerba, cuántos de dulce de leche, cómo es el predio, cómo las habitaciones, me levanto y veo fútbol, oigo fútbol, respiro fútbol, leo, escucho, inhalo y exhalo fútbol y ya me fastidiaron, me hartaron, si hasta contaminan el paisaje urbano con las banderitas, las camisetas, el maquillaje de colores, los sombreros grandes, chicos, medianos, graciosos, tradicionales, las vuvuzelas y toda la parafernalia.

Y todavía no empezó, cuando arranque, además de todo lo anterior, habrá que fumarse las batallas encendidas analizando al detalle cada jugada de cada partido, no solo de nuestra selección, de cada equipo; las discusiones apasionadas, no sólo de los periodistas deportivos, sino de todos los periodistas en general, a los que se suman los conductores, los panelistas y por supuesto los fans, todos los fans, transformados en especialistas que opinan de todo durante todo el tiempo en los medios, en las redes sociales, en los grupos de WhatsApp, en el trabajo, en los negocios y en las mesas familiares. El mundo paralizado y sepultado bajo la avalancha de la masiva euforia mundialista.

No sé si es necesario, pero por las dudas vuelvo a explicar que no tengo nada contra el fútbol, lo que me fastidia es toda la maquinaria que está detrás del deporte y que fanatiza y estupidiza, es una especie de opio que fomenta un fervor innecesario, que exacerba los ánimos. Es el negocio del entretenimiento llevado a su máxima expresión, porque no me diga que no llega un punto en el que usted, que ama el fútbol, que es un apasionado y que no se perdería por nada un partido, no siente que ya no se sabe qué se discute o qué se analiza, un momento en el que ya no hay ningún sustento para seguir insistiendo.

El beneficio, si es que puede considerarse como tal, es que durante un mes y medio vamos a tener vacaciones de todos los problemas sociales y políticos reales, son 40 días en los que no nos va a importar nada del Fondo Monetario Internacional, de la inseguridad, del precio del dólar, las cifras de la pobreza, ni la inflación, es un período en el que sólo vamos a estar enfocados viendo a nuestros jugadores sacar a la cancha nuestra ilusión mundialista, 40 días en los que por un ratito, vamos a volver a creer en algo parecido a la felicidad.

"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"

Comentarios

"No se publicarán insultos y/o injurias, tampoco todo el texto en mayúsculas, LA REFORMA S.R.L. se reserva el derecho de editar dichos comentarios sin previo aviso. El contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de quienes los vierten."

gobierno dni

ZIRCAOS

CORPICO

Corpico

jubilarte

UNLPAM

guspamar

Facebook

Estilo MC

Cámara Gob

guspamar1

Luis Roldán

Luis Roldán

Necrológicas

Necrológicas

De Leon

Rosa Audisio

Rosa Audisio

Hugo López

Hugo López

AutoCosmos 2

Rectangle_4 (300X250) : C3