* Diario La Reforma, el diario de la pampa | Editorial
| 11 junio, 2019

Editorial

No está bueno hacer periodismo de periodistas, pero a veces no hay más remedio, como en el caso al que refieren estas líneas, que muestran una foto de nuestra cotidianeidad, una postal que devela hasta qué punto somos un país anómico, hasta qué punto nos hemos vuelto indiferentes a las transgresiones.

Con el nombre de “Operación Puf”, se difundió el contenido de unas supuestas escuchas telefónicas, que el periodismo presentó con bombos y platillos calificando los audios como “escuchas reveladoras” y otros tantos adjetivos por el estilo y advirtiendo que no eran las únicas, que había más. La mecha prendió rápidamente y explotó en todos los medios a la velocidad de la luz. En esas escuchas, Lázaro Báez supuestamente le da a entender a una mujer que fue testaferro del expresidente Néstor Kirchner. Luego la abogada defensora de Báez, Elizabeth Gasaro, salió a desmentir el contenido de los audios, además dijo que si fueran ciertas y realmente existieran, deberían haber sido “eliminadas”, refiriéndose a una intervención telefónica ordenada judicialmente que captó y grabó una conversación entre una defensora de una causa penal con un imputado detenido.

Lo que dijo Gasaro es verdad, pero es lo de menor cuantía en este tema, sólo la punta del iceberg, lo que la abogada no quiso o no se animó a decir, es que si viviéramos en un país en el que se cumple la ley, seguramente el cargo del juez que ordenó esas grabaciones estaría seriamente comprometido, tanto como el del fiscal que las solicitó, lo mismo que el puesto de quien las filtró y si todo fuera lógico, el periodista o los periodistas que regodeándose de sus fuentes, difundieron alegremente las escuchas, como mínimo deberían ser éticamente cuestionados y señalados, mínimo.

No se necesita el título de abogado para saber que toda revelación crítica de una investigación judicial debe estar bajo reserva, que sólo deben tener acceso a ella las partes involucradas en el proceso, es decir: el fiscal, el juez, el defensor y la parte querellante, que es obligación de todos guardar secreto, que esto no es una elección sino una obligación, un deber. Los periodistas también sabemos eso, es el A, B, C de cualquier colega que se dedique a temas judiciales y las producciones porteñas, todas, cuentan con equipos multitudinarios que de ninguna manera ignoran este tipo de cuestiones básicas. Es decir, no hubo ninguna inocencia en esto, ninguna, de ninguna de las partes involucradas.

La inviolabilidad de las comunicaciones con el abogado defensor hace al derecho del acusado, el respeto de la privacidad, de la libre comunicación entre ambos es básico en el sistema de garantías de debido proceso y defensa en juicio. Contravenir ese derecho implica pisotear las garantías básicas y también quebrantar la independencia que deben respetarse en todas las etapas del procedimiento penal. Lo que pasó vulnera los equilibrios necesarios en las posiciones procesales de los acusados, es una violación del debido proceso.

Lo más enfermizo de toda esta situación, es que salieron las escuchas, se difundieron, caminaron todos los medios, las redes, se comentaron de arriba abajo, se analizaron, se discutieron y salvo algún intercambio de desmentidas cruzadas entre la AFI e Inteligencia, en las que de un lado y otro niegan haber filtrado las escuchas de la “Operación Puf”, no pasó nada de nada. No nos escandalizamos, no salimos desenfrenados a denunciar este atropello. Somos hijos de un Estado anómico, tenemos normas que no cumplimos, leyes que no respetamos y no pasa nada de nada.

La pregunta del millón es qué seguridad jurídica puede ofrecer un Estado si uno de sus poderes, en este caso el Judicial, manda ilegalmente a intervenir las comunicaciones entre un defensor y su defendido, luego las revela y las filtra y no pasa nada, todos felices. A nadie parece importarle quién las proveyó, con qué propósito y por qué eligió facilitarlas a quien se las facilitó.
Somos hijos de un Estado anómico y nos hemos transformado en una sociedad indiferente. Todo puede pasar y no pasa nada, de nada, de nada.

"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"

Comentarios

"No se publicarán insultos y/o injurias, tampoco todo el texto en mayúsculas, LA REFORMA S.R.L. se reserva el derecho de editar dichos comentarios sin previo aviso. El contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de quienes los vierten."

gobierno Mascota araucania

Capital Humano

UNLPAM

CORPICO

Corpico

ZIRCAOS

Facebook

Estilo MC

Cámara Gob

Luis Roldán

Luis Roldán

Necrológicas

Necrológicas

De Leon

Rosa Audisio

Rosa Audisio

Hugo López

Hugo López

AutoCosmos 2

Rectangle_4 (300X250) : C3