* Diario La Reforma, el diario de la pampa | Juicio subzona 14: Un testigo declaró que fue brutalmente torturado y estuvo preso tres años y medio
| 16 mayo, 2018

Juicio subzona 14: Un testigo declaró que fue brutalmente torturado y estuvo preso tres años y medio

Agencia Santa Rosa – En la jornada de ayer se reanudaron las audiencias del juicio que por delitos de lesa humanidad están siendo juzgados 14 expolicías y exmilitares, además de un médico civil. En esta oportunidad declararon tres testigos, uno de ellos un estudiante universitario santarroseño que fue salvajemente torturado en la Seccional Primera y que permaneció detenido por su militancia, más de tres años en distintas dependencias policiales y penitenciarias del país.

La novedad de este martes, en tanto, fue que el Ministerio Fiscal estuvo encabezado por el pampeano Miguel Palazzani, en reemplazo del fiscal Alejandro Cantaro, quien está de licencia a partir de una investigación a la que está siendo sometido por una supuesta irregularidad en una causa en la que está vinculado un familiar.

Este reemplazo motivó que el abogado Pedro Mercado recusara a Palazzani porque, dijo, intervino en una etapa anterior del proceso. El fiscal respondió que ese tema ya había sido planteado y resuelto, por lo que “no puede haber ningún tipo de cuestionamiento”. Palazzani, cabe recordar, fue querellante en el juicio por la represión ilegal en 2010. El tribunal no hizo lugar al planteo del abogado defensor del ex jefe de la Policía durante la dictadura militar, Luis Enrique Barldini.

“Me hicieron pasar unos días terribles”

Dora Zapata fue la primera testigo-víctima de ayer, quien declaró desde los tribunales de Morón a través de videoconferencia. Fue detenida junto a su marido en el año 1977 en General Pico cuando policías de la ciudad irrumpieron en la casa en la que estaban. “Me detuvieron por extremista, eso me dijeron”, contó.

Zapata y su familia estaban en esa ciudad de visita, ya que vivía en Buenos Aires. Después de la detención, fue trasladada junto a su pareja a Santa Rosa. Pretendieron hacerle firmar una declaración donde reconocía que era ‘extremista’, pero se negó. “Yo no soy extremista, les dije”.

La alojaron en un calabozo, donde estuvo incomunicada. Dijo que no supo dónde estuvo, porque no conocía la ciudad. Por lo que relató, se trataba de la Seccional Primera, ya que para hacerle firmar una declaración fue llevada al primer piso del edificio. Tras esa firma, le dijeron que quedaba en libertad, a las 2:00 de la madrugada. ‘Sola y sin plata’ salió a la calle. Su marido permaneció detenido por un tiempo más.

“Ningún abogado de Santa Rosa quiso saber nada con representarnos”, recordó. La familia -sus dos hijos habían quedado en custodia de unos tíos que vivían en General Pico- logró reunirse un par de meses después en Buenos Aires.

“Estuve mal mucho tiempo, porque me separaron de mis hijos, no sabía nada de ellos. Me la pasaba llorando. Fue algo injusto, porque yo no sabía nada”, relató.

Estudiante torturado

El segundo testigo-víctima de la jornada fue Miguel Angel Mingote. Contó que “fui citado por la policía local, no sé por qué motivo, y quedé detenido tres años y medio”. Mingote era estudiante de Ciencias Económicas en 1977. Estuvo alojado en principio en la Seccional Primera, donde encapuchado y esposado fue llevado al temible primer piso de esa dependencia para ser interrogado.

En ese interrogatorio fue sometido a sesiones de tortura con picana eléctrica. “Lo más trágico y horroroso es, estando tapado y en un calabozo, estar esperando la secuencia posterior de un suceso traumático. La espera de vivir lo que no había vivido nunca”, dijo, en relación a las torturas y al temor permanente de volver a vivir esa terrible experiencia.

Le preguntaban por su militancia política y si hacía alguna actividad en contra del gobierno militar. “Indagaban sobre quiénes podían tener un pensamiento crítico sobre lo que estaba sucediendo”, dijo.

“¿Pasó hambre en la Primera mientras estuvo detenido?, preguntó el fiscal. ‘Pasé miedo’, respondió el testigo. En la Primera estuvo unos diez días, donde fue interrogado un par de veces. Luego fue trasladado a la Unidad 4. Estuvo en un pabellón de detenidos políticos. De esa cárcel y tras un par de meses, fue derivado a la penitenciaría de La Plata. Durante el traslado ‘hubo maltrato’”, recordó.

Sus familiares fueron a ver a Baraldini, jefe de la Policía desde 1976, y el Capitán Amarante para averiguar sobre su situación procesal y de detención, pero aclaró que él no tuvo contacto personal con ninguno de estos militares. En La Plata fue indagado por el juez Walter Lema, pasado ya más de un año de su detención. Dijo que “me acusaban de integrar una asociación ilícita”, y suponía que era por su militancia política.

En junio del año 80 recuperó la libertad, pero siguió bajo vigilancia por un tiempo más. Luego logró retomar sus estudios y recibirse de contador. “No me considero una víctima ni un héroe de aquellos tiempos”, dijo, aunque aclaró que “sí siento frustración por los ideales que uno tenía en su juventud, y que aún preservo”, esto “viendo la realidad que viene soportando una parte de nuestra sociedad. Eso me causa más dolor”.

El testigo dejó en claro que “no vengo acá con odio ni buscando revancha. Sí que haya justicia y verdad, y que quienes están imputados gocen del debido proceso, cosa que nosotros no tuvimos”.

La ‘comunidad informativa’

Finalmente declaró Claudia Bellingeri, una testigo de concepto, también a través de videoconferencia. Bellingeri es directora de la Comisión Provincial por la Memoria y coordina el programa por Justicia por Crímenes de Lesa Humanidad. Trabaja sobre los archivos de la época del terrorismo de Estado. El organismo fue creado por la Cámara Federal de La Plata para la desclasificación de documentos de la Dirección Inteligencia de la Policía Provincial de Buenos Aires (DIPPBA).

En su testimonio informativo brindó un detalle de cómo funcionaba en el país la denominada ‘comunidad informativa’, integrada por miembros vinculados a las áreas de Inteligencia de cada una de las fuerzas de seguridad.

La DIPPBA recibía información de la ‘comunidad informativa’ de varias regiones, también de La Pampa, de acuerdo a la subdivisión en zonas en que se estructuró el aparato represivo militar, con cabeza en el Primer Cuerpo de Ejército.

La comunidad informativa estaba integrada por militares y policías. No era un organismo oficial dentro del organigrama oficial, sino ‘la unidad de las voluntades de Inteligencia’. A partir de la información que compartían los integrantes de cada una de las fuerzas, realizaban los operativos del plan sistemático predeterminado. En La Pampa operaba, además, el Batallón 601.

“¿Qué rol cumplían los civiles en la comunidad informativa?”, consultó el fiscal. “Dependían del Batallón 601. Era quien pagaba las tareas”, respondió.

Detalló que en principio se hacía inteligencia sobre lo que se denominaba el ‘Factor Estudiantil’, también el ‘Factor Religioso’, el ‘Factor Gremial’, y el ‘Factor Político’. A partir de 1976 se cataloga a estos factores como los ‘enemigos’ y ‘delincuentes subversivos’. A partir de la información recabada por la comunidad informativa local se organizaba la persecución en cada territorio, con infiltraciones, y se determinaban las acciones a seguir, entre ellas los secuestros.

Esa Dirección de Inteligencia de la Provincia de Buenos Aires recién fue cerrada tras el caso Cabezas, el fotógrafo de la revista Noticias asesinado en la localidad de Pinamar el 25 de enero de 1997.

En la mayoría de los casos de las víctimas pampeanas tienen legajos que fueron realizados al momento de la detención. La fuente de esos registros ilegales de las detenciones es en un 70 por ciento del Ejército y el 30 por Gendarmería.

"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"

Comentarios

"No se publicarán insultos y/o injurias, tampoco todo el texto en mayúsculas, LA REFORMA S.R.L. se reserva el derecho de editar dichos comentarios sin previo aviso. El contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de quienes los vierten."

gobierno dni

ZIRCAOS

CORPICO

Corpico

jubilarte

UNLPAM

guspamar

Facebook

Estilo MC

Cámara Gob

guspamar1

Luis Roldán

Luis Roldán

Necrológicas

Necrológicas

De Leon

Rosa Audisio

Rosa Audisio

Hugo López

Hugo López

AutoCosmos 2

Rectangle_4 (300X250) : C3