* Diario La Reforma, el diario de la pampa | Arata tiene el mayor motivo para festejar – La escuela de Don Ángel cumple 100 años
| 12 agosto, 2017

Arata tiene el mayor motivo para festejar – La escuela de Don Ángel cumple 100 años

Arata, como todo pueblo pampeano, tiene más de una institución que es vital en el desarrollo del mismo. Pero la escuela primaria, el “segundo hogar” como merecidamente se la apoda, está en el puesto más importante que pueden tener esas entidades. Por lo tanto se entiende que Arata esté viviendo un momento único: es ver llegar a su escuela a los 100 años de existencia.

Escuela que en un principio tuvo el número 98, pero rápidamente, y para siempre, pasó a ser la escuela Nº 94, tiempo después con el nombre grabado de ‘Angel Norverto Telles de Meneses’. Una elección que no encontró jamás ninguna oposición, ya que la figura de ‘Don Angel’ ha sido inmensa en su tarea conductiva, a la que excedió largamente, la que pudo dar el director que más tiempo permaneció en su cargo.

Don Angel, no sólo por toda la obra hecha en este establecimiento educativo, sino por el surco que marcó en toda su historia en suelo pampeano, fue una de las personalidades de la geografía pampera.

Por lo tanto, en un día de recuerdos, de homenajes que se cristalizarán en el festejo central, previsto para el domingo 20 de este mes, seguramente surgirán merecidamente nombres que se han identificado con diferentes momentos de diez décadas de vida institucional, como el de Ludovico Brugaglio, que fue el primer director; María Ofelia Velázquez, que también cumplió un recorrido importante en esa conducción educativa, o la del histórico portero Timoteo Torres, cuyo nombre lleva el patio de recreo del establecimiento.

Pero no hay dudas que el de Don Ángel está en el primer lugar de importancia, por lo que ayer, hoy, y siempre, esta escuela será identificada como la de Don Ángel, un ser excepcional que desde su Salamanca natal eligió llegar a suelo pampeano para descargar toda su sabiduría, su capacidad laboral y su hombría de bien, por lo que cabe este simple pero muy sentido reconocimiento.

Por lo tanto, por la memoria de Don Angel y de todos los que hicieron de esta escuela el “segundo hogar” de todos los niños y docentes aratenses, llegue este deseo de feliz cumpleaños para todos los que se sientan parte de esta valiosa historia de una población del norte de nuestra querida provincia.

María Ofelia, un nombre grabado en la dirección del establecimiento centenario

María Ofelia sabía que quería ser maestra desde sus primeros años, cuando “jugaba” a escribir con carbón en un improvisado pizarrón, que en realidad era un pedazo de chapa clavado contra una pared de su humilde casa, aquí en General Pico, en una zona rural detrás del club Sportivo Independiente.

Pero de ese querer a poder serlo hubo un camino nada fácil de recorrer, ya que la carrera no se terminaba de instalar en Pico y sus padres le anticipaban que iba a ser muy difícil trasladarse a Santa Rosa, por razones económicas.

OFELIAPero está claro que cuando uno quiere algo y pone toda su fe para conseguirlo, algún golpe de suerte se da en forma muy oportuna. Y en su caso, fue que a dos años de estar terminando el bachillerato, la carrera de maestro de grado se instaló en la Escuela Normal y así fue que logró transformarse en la segunda promoción recibida en suelo piquense.

Reconoció en ese recorrido al título que influyeron muchísimo su madre (Virginia Lucero) “que siempre me decía que era una deuda pendiente que ella tenía y también mi maestra de quinto a séptimo grado, Berta de Cigorraga, que la admiré profundamente”, confesó la ahora exdirectora de la escuela 94 de Arata.

Fue así que María Ofelia concretó lo que ella sabía qué quería ser. Lo que nunca se imaginó es que su carrera docente iba a desarrollarse en gran parte en un pequeño pueblo del norte pampeano, Arata.

En la charla que tuvimos con motivo de esa gran fiesta de la escuela aratense, recordó que “con 17 años y el título en brazos no dudó en ir a dar clase en el primer lugar que le ofrecieron trabajo. Fue así que estuvo en una escuela de una estancia santarroseña, luego pasó a ser personal único en un establecimiento, también rural, de Salinas Grandes. “Experiencias muy fuertes -recordó- porque ahí eras maestra, directora, portera y personal de limpieza de esas escuelas, en lugares donde estaba el edificio, un casita para vivir junto a mi madre y nada más”.

“Fue así que cuando pude pedí traslado hacia la zona norte -relató- y ahí apareció el nombre de Arata en mi vida, aunque el inspector que atendió mi pedido me dijo exactamente: ‘La voy a mandar al pueblo de los Norverto’, que ya para ese entonces era una familia con mucho arraigo en la localidad”.

“En principio -aclaró- fue a otra escuela rural, del Lote 9 (unos kilómetros al norte del pueblo), que se parecía a lo que había hecho en Santa Rosa o Salinas, pero con un panorama distinto, de un acompañamiento mayor y de donde tengo gratísimos recuerdos”.

De esa manera no tardó en llegar la oportunidad de ir a dar clases al pueblo y comenzar esta relación tan profunda con la escuela Nº 94, donde fue maestra y fundamentalmente directoria durante un período muy importante.

“En realidad todo se dio muy rápido, ya que a los dos años me nombraron maestra titular, algo que era muy difícil en ese tiempo porque los concursos prácticamente no existían. Pero esos golpecitos de suerte necesarios, los tuve y a los 20 años ya formaba parte de las maestras titulares de la escuela 94”, remarcó.

Claro que lo que tampoco imaginó María Ofelia Velázquez, no sólo es que ahí formaría una familia junto a ‘Chito’ Busso sino que no pasarían ni diez años en que se le presentaría el llamado a ser directora de esa escuela. “Y se dio, porque Luis Norverto, el hijo de Angel Norverto (nombre que tiene el establecimiento centenario), se tuvo que alejar por un grave problema familiar y por puntaje me tocaba cubrir el cargo a mí”, relató.

En estas confesiones, María Ofelia asegura que “tuve mucho miedo en ese momento, porque entiendo que era muy joven y tener que conducir una escuela, para mí era algo increíble. Pero pensado que Luis iba a poder volver en pocos meses, asumí el cargo. Pero él no volvió, fue convocado para ocupar un puesto a nivel nacional y así me quedé en la dirección de la escuela, no por tres meses como se suponía inicialmente, sino por casi dos décadas. Hasta que me jubilé”, puntualizó.

En este relato, fueron surgiendo anécdotas, nombres, momentos gratos y de los otros, pero en todo momento esta gran docente aratense por adopción prefirió hablar siempre de “un personal valiosísimo, donde todos tiramos para el mismo lado”.

En esos logros, la exdirectora recordó el “haber ampliado la planta de docentes de sólo cuatro maestros a uno por grado. También fue una linda experiencia la etapa con jornada completa, pero lamentablemente no duró mucho, pero siempre con colegas que todos trabajamos a la par formando una amistad con ellas que trascendió las aulas y también las etapas posteriores, ya que muchas de ellas son las grandes amigas que me dio la vida”.

Fue así que en este recorrido por una gran etapa que tuvo la escuela que hoy festeja 100 años, a María Ofelia la sorprendió la jubilación que ella reconoce que fue ‘un momento muy duro’.

“Podría haber seguido en una coordinación o en alguna actividad ligada a la educación, pero mi salud no estaba muy bien en ese momento, gran parte de ese personal que me acompañó en mi etapa de directora también se jubilaba y todo empujó para que dejara la docencia. Claro que significó pasar de una vida laboral muy intensa, ya que también estaba en la comisión del colegio secundario, a no hacer nada. Sentir que ya no le hacía falta a nadie”.

“Me costó -insistió- algo que creo que le pasa a mucha gente en ese momento de la vida”, reflexionó.

En el tramo final, llegó inevitablemente la emoción de revivir tantos recuerdos ante el pedido de que sintetice en una frase lo que significó y significa la Escuela 94. “Me permitió cumplir definitivamente el sueño de ser maestra. Y recibir un reconocimiento enorme de la comunidad, no sólo cuando estuve en función, sino aún hoy, cuando me encuentro con ex-alumnos que se dirigen a mí como María Ofelia la directora de la escuela donde ellos estudiaron. Y eso nunca me dejará de emocionar, porque lo hicieron y lo hacen mezclando el respeto y el cariño que agradeceré eternamente”.

A esta altura de la nota, ya las lagrimas pudieron más que las palabras y sólo quedó el agradecimiento mutuo de quien pidió su relato y de quien entiende que fuimos el medio para que ella exprese este gran sentimiento.

Simplemente, Timoteo

Fue EL PORTERO de la escuela. Sí, con mayúsculas hay que remarcar la tarea de Timoteo Torres en la vida centenaria de la escuela 94. Porque si bien es sabido que en cualquier staff de todo establecimiento educativo, generalmente pocos recuerdan o mencionan a quien cumplió esa función, no es el caso de esta escuela aratense.

Timoteo fue en esta historia de diez décadas, un ser humano singular, un personaje. Que por la dureza con lo que lo trató su vida a la misma edad que uno inicia la etapa escolar o dura la misma, no supo de gestos simpáticos o cariñosos, que sí con mucha naturalidad los chicos recibieron de sus “seños”.

Lo suyo fue esfuerzo, predisposición, disciplina y tantas cosas más que sólo podemos sintetizar en un sólo término: lealtad. La que volcó en todo momento a los directivos, maestros o a quien le pidió algo que no siempre le correspondía hacer, pero igual el no dudaba en hacerlo

Timoteo fue el guardián incansable que durante décadas tuvo la escuela. Y a la vez fue un gran anfitrión, con visitantes ocasionales que seguramente no pudieron sacarle una sonrisa fácil, pero siempre recibieron respuestas a cualquier pedido, no sólo con palabras sino arremangándose y haciendo lo que hubiera que hacer con única finalidad de que la escuela pueda mostrar su mejor imagen.

Timoteo “patrulló” en cada momento de cada día en la escuela, galerías, aulas, patios, depósitos, con un paso lento y a la vez alargado, con sus manos cruzadas por detrás para que todo estuviera en su lugar.

Duro, recto con cualquier travesura que inevitablemente provocaba el alumnado, pero en definitiva apuntaba a cuidar el ‘cole’ aunque también protegerlos a ellos de un accidente, algo común en todo chico.

Timoteo nunca hubiera sabido expresar su sentimiento hacia la escuela con palabras, pero sí lo hizo entregando todo su capacidad de trabajo para ser por siempre recordado como el guardián mayor que tuvo y tendrá por siempre la escuela de los aratenses.

Rosana Fassione, directoria actual, dio detalles del festejo

“Estamos con mucha expectativas, muchos nervios, es muy importante para la localidad esta institución que hoy arriba a sus 100 años”, exclamó Rosana Fassione, la actual directora que tiene la escuela Nº94 ‘Angel Norverto Telles de Menesés’. Y se entiende semejante expresión porque se trata del centenario de “la única oferta educativa que tiene en el pueblo para el nivel inicial”.

ALUMRosana vive intensamente toda esta celebración teniendo en cuenta que desde hace 4 años es la directora del establecimiento, pero antes fue alumna, maestra. “Gran parte de mi carrera se hizo aquí y mi mamá también fue maestra de esta escuela”, recordó con mucha emoción.

Mezclando recuerdos con la actualidad de la escuela, la directora actual resaltó que “a partir del 2015 se convirtió en jornada completa. Y nosotros, como compartimos el edificio con el colegio secundario, comenzamos la actividad diaria a partir de las 10:30, hasta las 17:30, lo que incluye almuerzo para alumnos y docentes que lo deseen”.

En cuanto a materias, “tenemos la de una escuela común, y además en las materias especiales que son danza, inglés, computación, educación física, música y plástica, y talleres que realizan las docentes”, explicó Rosana.

En el terreno de agradecimientos resaltó la tarea de “una cooperadora, que a lo que ya venía haciendo sumó todo lo que tiene que ver con el festejo centenario, trabajando de manera ardua, lo que significó una gran mano, en todo lo que es organización del día del acto y el almuerzo”.

Respecto a la fiesta que será el domingo 20 de este mes explicó que “desde el ministerio nos hicieron un aporte, como a todas las escuelas cuando están en un centenario. También lo hicieron los diputados Patricia Testa, Fernando Perelló, Espartaco Marín, el Concejo Deliberante del pueblo. A eso se agregó la rifa donde los negocios de la localidad han colaborado con el sorteo centenario con muy buenos premios que van hacer sorteados el día del almuerzo. Premios han sido donados por exalumnos o los comercios del pueblo”, resaltó.

“En cuanto a proveedores para los festejos, se ha contactado con un exalumno -por ejemplo- para los helados, pero lo demás hemos tratado que sea gente de la localidad que tenga algo que ver, a medida de lo posible, con la escuela”, agregó.

En cuanto a la convocatoria e invitaciones, Fassione indicó que “no es tan fácil contactarse, si bien hoy las redes sociales te facilitan un poco las cosas, no nos hemos podido contactar, por ejemplo, con familiares de Brudaglio quien fuera el primer director de esta institución, si bien yo encontré a través de las redes sociales, alguien que sería la nieta, nunca obtuve respuesta. Después el resto, sí nos hemos podido comunicar en persona o con algún familiar ya que tenemos gente que hoy cuenta con 90 años que es valiosísima en esta historia de cien años”.

Rosana se extendió en el trabajo hecho para ubicar primeras promociones o familiares de las mismas. “Elisa que es tía mía, Amalia, y una señora que es hija de Ángel Norverto, están entre esas primeras exalumnas. Y hay otra señora que vive en General Pico: Palmira de Careggio, y Ana Grosso.a las que queremos homenajear, e incluso se le hizo entrevistas para una revista escolar, que están haciendo con los alumnos”.

En esta previa de la gran fiesta, la titular de la escuela aratense acotó que se “esta esperando la confirmación de autoridades, sobre todo educativas, las que están entre los invitados especiales a esta celebración”.

Acontecimientos centrales

“Nosotros vamos a comenzar el viernes 18 -recordó- donde se abrirá la muestra fotográfica en las instalaciones de la escuela. Allí va a actuar el coro municipal, se van a colgar los banderines alrededor de la escuela, y por dentro con mensajes de alumnos y personal de la institución que nos quieren dejar su mensaje. Esta muestra va a estar abierta durante todo el próximo fin de semana, para que la gente que venga al almuerzo, también la pueda visitar”, resaltó.

El domingo 20 que es el almuerzo, “la recepción de autoridades será en el municipio alrededor de las 10:00 de la mañana para luego comenzar con el acto formal que es el club Rivadavia”, explicó.

En cuanto a la razón del lugar elegido para un gran momento del festejo, la directoria aclaró que “no tenemos un SUM para albergar a tanta gente”.

Una vez finalizado el acto formal, está el almuerzo con el show de Abrime Marga, si bien los integrantes no son de la localidad, hace muchos años que Nicolás Dany es parte de Arata, quien es el representante de esta banda.

Volviendo al acto en el club se adelantó que “cada grado preparó con ‘su seño’ de danza y educación física, un esquema con distintos elementos, eso se ha filmado y después toda la escuela hace un cierre con las coreos. Le cambiaron la letra a una canción, la canción del centenario que se va a cantar en vivo, mientras la docente de danzas realizará una expresión corporal, después está la carta de una exalumna, las palabras mías como directora y las palabras de quien venga desde el Ministerio, más la entrega de presentes, a los exdirectores”, siguió explicando Rosana. Volviendo a los agradecimientos, Rosana encabezó los mismos diciendo “a mis docentes actuales, porque trabajamos mucho como a las maestras jubiladas, que me han dado una gran mano, a todas las instituciones del medio que colaboraron. Al municipio -siguió-, a todos los legisladores que también nos han hecho un aporte económico como al Ministerio también por su colaboración económica”.

“Hoy estar dirigiendo esta prestigiosa Institución me llena de orgullo. Y que llegue el centenario en mi gestión, tiene un significado de pertenencia muy fuerte a esta escuela, uno pasa o ha pasado con esta profesión, por diferentes instituciones, pero cuando uno siente suya la institución (porque yo nací acá, me crié acá), es mi escuela y verla hoy tan linda como cuando yo venía que era alumna me llena de emoción”.

"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"

Comentarios

"No se publicarán insultos y/o injurias, tampoco todo el texto en mayúsculas, LA REFORMA S.R.L. se reserva el derecho de editar dichos comentarios sin previo aviso. El contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de quienes los vierten."

Deporte

Aerolineas Arg

guspamar

Cordial

IPCV

IPCV

cordial antes

CORPICO

Corpico

Facebook

Tapa

Tapa La Reforma

AUTOS

UNLPAM

ZIRCAOS

Estilo MC

Cámara Gob

Luis Roldán

Luis Roldán

Necrológicas

Necrológicas

De Leon

Rosa Audisio

Rosa Audisio

Hugo López

Hugo López

AutoCosmos 2