* Diario La Reforma, el diario de la pampa | “Me sentí en la antesala del infierno”, declaró un pastor que fue secuestrado durante el Operativo Jacinto Aráuz
| 12 octubre, 2017

“Me sentí en la antesala del infierno”, declaró un pastor que fue secuestrado durante el Operativo Jacinto Aráuz

Agencia Santa Rosa – En la jornada de ayer se realizó la segunda audiencia de esta semana del juicio por la represión ilegal de la subzona 14, con la declaración de cinco testigos, dos víctimas del denominado Operativo Jacinto Aráuz, y otros dos vinculados a la Universidad Tecnológica Nacional y detenidos ilegalmente tras el golpe militar, además de un policía.

El único de los imputados que no estuvo presente en la sala fue Roberto Fiorucci, que presenta un cuadro de ansiedad grave que le ocasiona picos de presión, según se informó.

Ayer el primero en declarar fue Juan Carlos Ramos, quien el 14 de julio de 1976 -cuando se produjo el copamiento militar de Jacinto Aráuz y se procedió a la detención ilegal de varios profesores del instituto José Ingenieros-, era policía de la Comisaría de la localidad.

El testigo dijo que a las 7:00 de la mañana de ese día llegó un Falcon verde y varias unidades del ejército, y que en principio en la Comisaría dieron la directiva de controlar las rutas para que no haya evasiones ante el operativo que iban a llevar adelante.

Dijo que las detenciones las realizó el personal militar que llegó desde Santa Rosa y que su tarea fue realizar las fichas de identificación de las personas que pasaron en la comisaría, entre ellos Quartucci, Samprón, Alvarez y el pastor Nansen.

También dijo que intervino en los rastreos que se efectuaron por caminos y campos de la zona tras la fuga del puesto caminero del profesor Guillermo Quartucci. Las órdenes las daba el comisario Miguel Gauna. “A Baraldini lo vi los últimos días, cuando se hacían los rastrillajes”, contó. Dijo que cuando terminó el operativo se hizo un asado en el patio de la comisaría, del que participaron los efectivos, ‘nada más’.

“En la comisaría no se interrogó a nadie”, dijo y aseguró que desde ese destacamento no se hacía ‘inteligencia’ sobre los habitantes del pueblo. Reconoció también que no hubo intervención judicial ni órdenes de allanamiento en ese operativo.

Por qué se detuvieron a estas personas, se le consultó: “No sé, habían hecho averiguaciones sobre varias personas, porque había gente que venía de provincia de Buenos Aires”, dijo. Pero, agregó, “para mí estas personas que fueron detenidas eran personas normales, unos vecinos más”.

“Me sentí en la antesala del infierno”

El segundo testigo de la jornada fue Gerardo Juan Hugo Nansen, quien declaró por videoconferencia desde Colonia, Uruguay. Nansen era al momento de producirse el operativo Jacinto Aráuz pastor de una iglesia evangélica.

Llegó a La Pampa en marzo del año 1974 electo como pastor de la iglesia evangélica Valdense de la zona de Jacinto Aráuz. “Había una hermosa convivencia con la gente del pueblo”, dijo y remarcó que era ‘muy amigo’ de los curas católicos de la localidad. Después de los hechos del 14 de julio, ‘salvo excepciones’, la relación con la gente de la localidad siguió siendo ‘calurosa’, dijo.

Recordó que ese día estaba dando clase en el colegio José Ingenieros, donde hacía una suplencia por pedido del director del instituto. En un momento alguien abrió la puerta del aula “y me dijeron, ‘lo buscan’. Fui rodeado por gente con armas, y vi a otros profesores que estaban en la misma situación. Fui llevado a un coche Ford Falcon, vendado con una toalla sucia a un lugar fuera de la población (al Puesto Caminero). No me dieron ningún motivo, lo que más miedo me dio”.

“Hacía un frío horrible esa mañana. Me encomendé a Dios porque la cosa se veía muy fea. Alguien me dijo ‘despedite porque te liquidamos en un rato’. Comencé a cantar (una oración) y sentí el golpe con un arma en las costillas. Fui interrogado sobre si yo era el pastor que había iniciado (fundado) el colegio, y dije que no, entonces me preguntaban si yo había sido puesto por el pastor anterior”. En ese momento fue picaneado en los genitales.

Le dijeron “tenemos medios para hacerte decir la verdad”. “Insistían que yo había sido puesto por el pastor anterior. Pero en un momento entró una persona con la voz muy ronca y dijo ‘háganle caso al pastor que está diciendo la verdad’, y ahí se cortó ese desagradable encuentro”.

Después “me llevaron a otro lugar y me sacaron la venda. Era la comisaría de Jacinto Aráuz y me dejaron en el baño. En un momento me sacaron para tomarme los datos y las huellas. Fue muy desagradable porque el agente de policía actuaba con mucho desprecio, más que yo lo conocía del pueblo y lo apreciaba. Me trató como a un criminal”.

Contó que se le quiso hacer declarar en contra del comisario Víctor Macarini, quien había estado anteriormente a cargo de la comisaría del pueblo, para involucrarlo con actividades subversivas y como quien estaba detrás de lo que ocurría en el Instituto José Ingenieros, cosa que no hizo.

Declaró que cuando estuvo vendado escuchaba los gritos de los otros profesores, ‘los estaban maltratando’. “Me sentí que estaba en la antesala del infierno”, dijo, y recordó que cuando lo dejaron irse a su casa, la que fue requisada sin ninguna orden de allanamiento, ‘me sentí morir’ por todo lo que había vivido. Ayer expresó que lo ocurrido ese día de julio del ‘76 le dejó secuelas psíquicas.

En otro momento de la extensa declaración -la primera que hace respecto a lo ocurrido- apuntó contra Ricardo Rostán, un productor rural de Jacinto Aráuz, como uno de los ‘instigadores’ de todo lo que pasó en el pueblo ese día. Fue una ‘especie de Judas, porque era un miembro activo de la iglesia’. Sobre ese sujeto dijo que señaló a personas que eran militantes peronistas, ‘a los que gracias a Dios después no les pasó nada’.

“Fue otra persona”

El tercer testigo de la jornada fue Oscar Alberto Bertón, un veterinario jubilado hijo Samuel Bertón, uno de los detenidos en el operativo en Jacinto Aráuz. Dijo que lo que sabe de lo ocurrido durante el copamiento militar en el pueblo es por haber leído una declaración que ante un escribano público hizo su padre antes de morir.

El no estaba en el pueblo el día del operativo, porque estudiaba en General Pico. Llegó al día siguiente y se enteró de lo sucedido. “Nosotros no sabíamos a dónde estaba mi padre. Nos enteramos por una persona que había sido intendente del pueblo que vino a Santa Rosa y averiguó”, dijo, y explicó que la situación que le tocó vivir a su padre no fue fácil porque “varios vecinos que habían crecido con él lo habían denunciado”, y porque “de todos los detenidos lo habían largado a él solo, sin ninguna explicación, y no había hecho nada para estar preso”.

Después de lo ocurrido el 14 de julio su padre fue ‘otra persona’. “Muy temeroso, excesivamente callado”, dijo. Remarcó que haber estado preso, 45 días, ‘y sin saber por qué’, Samuel Bertón “pasó a no tener vida social. No habló más, y él era una persona de mucho hablar”.

A modo de cierre, el testigo dijo que “ojalá que todas estas cosas sirvan para que los adultos puedan resolver las cosas hablando de frente y no denunciando en forma anónima y haciendo sufrir consecuencias a vecinos. Creo que algunos de los que denunciaron no tenían ni idea adónde iban a terminar (los denunciados)”.

Y agregó que “cinco tipos, civiles con una denuncia anónima nos hicieron mierda, a nosotros que habíamos hecho la escuela; nos hicieron pomada a todos, a los adultos que los llevaron presos y a nosotros, que éramos alumnos de ese colegio”.

"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"

Comentarios

"No se publicarán insultos y/o injurias, tampoco todo el texto en mayúsculas, LA REFORMA S.R.L. se reserva el derecho de editar dichos comentarios sin previo aviso. El contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de quienes los vierten."

Deporte

Aerolineas Arg

guspamar

Cordial

IPCV

IPCV

cordial antes

CORPICO

Corpico

Facebook

Tapa

Tapa La Reforma

AUTOS

UNLPAM

ZIRCAOS

Estilo MC

Cámara Gob

Luis Roldán

Luis Roldán

Necrológicas

Necrológicas

De Leon

Rosa Audisio

Rosa Audisio

Hugo López

Hugo López

AutoCosmos 2