* Diario La Reforma, el diario de la pampa | ‘Samy’ Mielgo, el piquense que se dio el gusto de actuar en el Colón
| 13 septiembre, 2017

‘Samy’ Mielgo, el piquense que se dio el gusto de actuar en el Colón

Algo de Pico estuvo allí, ahora sólo me resta tocar en el CCK’

General Pico (Redacción- Rubén Gaite) -Samuel Antonio Mielgo, más conocido como Samy, nació en General Pico, en el año 1959. Es músico, docente, compositor, arreglador y autor del libro ‘120 Temas de Folklore’, una cuidadosa selección de obras del cancionero folklórico que contiene la letra,cifrado, acordes para guitarra y audio. Días atrás, el piquense subió al escenario del mítico teatro Colón para formar parte de la celebración evangélica por los 500 años de la Reforma, acto al que asistió como invitado el presidente Mauricio Macri.

SAMY3En la nota con este medio ‘Samy’ habló de sus giras internacionales, su ‘trabajo’ como bancario y como parte de la campaña presidencial de Eduardo Angeloz, de ‘vivir’ directamente el mundial 1978 como y de su constante acercamiento con grandes músicos y autores nacionales e internacionales.

Una ráfaga de pensamientos le habrá invadido, con seguridad, al piquense ‘Samy’ Mielgo estar en las tablas por donde pasaron los grandes exponentes y elencos del orden musical-cultural del mundo. Hace años que ‘Samy’ dejó el terruño pampeano para hacer lo que más le gusta: enseñar y tocar, en los órdenes que se quiera colocar. Y para ello, ‘asumió’ el riesgo del desarraigo y, a unos cuantos años de la decisión ayer, en diálogo telefónico con este medio, reafirmó que se trataba de un paso acertado en su vida personal y profesional.

samyPara poner en orden las cosas, vale decir que durante el presente año los evangélicos conmemoran los 500 años de la Reforma. El lunes 4 de septiembre en el Colón, precisamente, fue el inicio de una serie de actos en recordación del movimiento iniciado por Lutero en 1517. El evento busca destacar el impacto que este acontecimiento histórico tuvo en las artes y especialmente en la música. Así, con el título de Celebración Musical de la Reforma, el concierto del que participó Miego tuvo lugar el lunes 4 de septiembre pasado en el Teatro Colón, en la Capital Federal.

Cabe decir que este año se cumplen 5 siglos de un evento que convencionalmente tiene como fecha de inicio el 31 de octubre de 1517, día en que Martín Lutero, un monje agustino alemán, publicó sus ‘95 tesis’, fijándolas en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg: eran los puntos que quería debatir para una profunda reforma de la Iglesia. Mielgo, que en nuestra ciudad ya tenía un acercamiento a esta religión de la mano de su madre, no perdió la presencia y fue uno de los invitados a la gala capitalina donde destacadas orquestas y coros interpretaron obras clásicas y evangélicas ante el presidente, el jefe de gobierno y el secretario de Culto.

“Soy de familia evangélica, en Pico concurríamos a la iglesia de la 24 y 13, mi madre (ya fallecida) había estudiado acá en Buenos Aires, por una parte es lo que viene de tradición familiar y esporádicamente yo lo continué en Buenos Aires. A través de un contacto con amigos me ofrecen trabajar en el Conservatorio de Música de Floresta, que depende de los bautistas y subvencionado en parte por la Ciudad de Buenos Aires, da títulos oficiales de música, allí doy clase en varias materias. Pero antes de eso formé parte de un coro que viajó a los Estados Unidos de gira, me quedó el contacto con la directora que es la que me termina convocando para armar la parte de música popular, por los 500 años, en el Colón”, así nació mi participación en ese teatro histórico del país y del mundo”, contó.

-Resumime tu sensación, personal y profesional, de haber estado allí, por la celebración y el marco…

-Para mí fue como un sueño cumplido, podríamos graficarlo como ‘<IC>tachar la doble’ <XC>, y ahora sólo me falta tocar en el Centro Cultural Kirchner (CCK). Nunca podría haberme imaginado esto cuando empecé con Cesar Isella, allá por 1984. Y eso que a poco de estar con él toqué en (el Estadio) Obras Sanitarias, eso fue tremendo porque yo sabía concurrir a ese lugar a escuchar al ‘Flaco’ Spinetta, ‘Charly’ García.

Pero después tuviste continuidad al mismo nivel, con el paso del tiempo, ¿no?

Sí, toqué en el Luna Park, en el Gran Rex, por eso llegar al Colón resultó una emoción muy grande, pensar que por allí pasaron los más grandes ídolos populares no solo del país sino del mundo, dirigió (Arturo) Toscanini por ejemplo, tocáron (Daniel) Baremboin y Martha Argerich, que son ídolos para mí, de toda la vida. Esto es llegar a la cúspide del mundo musical, el Colón está considerado dentro de los 3 mejores teatros del mundo.

-Mucha de la fama del Colón tiene que ver con su acústica. Como músico, ¿te impactó a vos también?

-Es tal cual, es perfecta. Y la guitarra, que yo toco, que no es un elemento muy sonoro, el día que probamos toda la tarde con nuestro sonidista nos sorprendía que se escuchaba desde la última fila, fue increíble.

-¿Qué otro detalle te impactó?, ¿es tan grande físicamente, en su interior, como se ve en las fotos y videos?

-Es algo que me llamó la atención, yo he estado en teatros grandes como espectador, pero viendo el Colón desde el escenario no es tan grande la platea, que debe tener unas 600 butacas en poco más de 20 filas, sino lo que asombra es la altura que tiene el teatro, son 7 pisos con palcos donde entran como 3.000 personas, es grandioso, y ese día estaba lleno. Pero bueno, ya pasó, y tuvo una repercusión importante en lo particular, mucha gente me escribió en las redes sociales, como nunca quizás, es un orgullo. Realmente debo decir que no me di cuenta de eso hasta que terminó, creo que me pasó como a los jugadores profesionales que ganan un gran título y recién “caen” al regreso, algo así, recordaba eso.

-¿Podés resumir el recorrido profesional desde que te fuiste de Pico?

-Mirá lo que son las cosas. Sabés que siempre tuve apego a la música, pero cuando me vine a vivir a Buenos Aires en el año 77, después de terminar el secundario en Pico. Trabajé como bancario, siempre bromeo de que esa es la primera vez que trabajé (se ríe). Hice la ‘colimba’ en el año 1978 en la Base Villa Reynolds, en San Luis, Fuerza Aérea, por supuesto que toqué en la banda y también lo hice en el Mundial de Fútbol, en el Estadio de Mendoza, ví el mundial en la cancha.

-Ahora, ¿considerás que resultó acertada tu decisión de mudarte a la Capital?

-De chico me gustó Buenos Aires y siempre lo relacioné con la música, vos te acordás que cada regreso a Pico era hacerlo cargado de discos de Suí Géneris y del rock nacional, Buenos Aires para mí siempre fue sinónimo de música. Y apenas terminé el servicio militar me vine para acá, siempre apoyado por mi madre. En el 80 deambulé un poco, conseguí trabajo como bancario, estudié 4 años intensos en el Conservatorio con Walter Malosetti y Marcos D’Atri, y folclore con un amigo, el hijo de Ramón Navarro. Y en el 84 pegué un salto muy grande, pasó el tren y yo estaba preparado con las maletas listas podría decirse. Después el desafío fue mantenerse, que resulta lo más difícil. Mi vieja renegaba un poco de que dejaba el banco, por salir de la zona de confort, yo tenía 24 años, pero me dije ahora o nunca, y largué, totalmente.

-Hablas de ‘despegue’, ¿eso se dio con César Isella?

-Exactamente, hablar de César por esos años sería como hablar hoy de Abel Pintos o el ‘Chaqueño’ Palavecino, era top-top. El recién llegaba de Europa, coincidió con la vuelta a la democracia, el país vivía una alegría inmensa. Por ese entonces César tocó en el Luna con Teresa Parodi, Pablo Milanés, un groso de verdad. Yo estuve con él 10 años plenos, de giras y espectáculos de gran nivel, mientras tanto yo también comenzaba a trabajar con proyectos propios. César fue aflojando y luego inició la etapa como productor, y en un verano donde él se va a Cosquín a dirigir la peña oficial la conoce a Soledad (Pastorutti), y de allí nació la unión con la ‘Sole’. Fueron años muy intensos, de giras, grabaciones, de mucho trabajo y aprendizaje.

-Me decías que en esa época también trabajaste en la campaña presidencial de Eduardo Angeloz, ¿fue con César Isella ese ‘trabajo’?

-Sí, una risa, ahí me di cuenta que yo nunca iba a ser político, fue fuerte. Me sirvió para conocer la Argentina de punta a punta, pero era desgastante, los políticos están todos locos haciendo eso, no sé como aguantan ese ritmo de vida.

-César fue el inicio de un camino musical interesante, pero después te fuiste plegando a otros músicos del mismo nivel, ¿es así?

-Es así, en ese camino toqué con Teresa Parodi, Marián Farías Gómez, con un montón de gente. También en esa etapa, por sugerencia de César que era vicepresidente, comencé a dar clases todos los miércoles en SADAIC y sí, se fueron abriendo muchas puertas a partir de esa relación. Incluso participé de temporadas musicales con ‘Cantoral’ que integraba Rubén Juárez y dos humoristas, en Villa Carlos Paz, fueron tiempos muy intensos.

-¿Y las giras internacionales cómo fueron surgiendo?

-Medio que se catapultaron a partir de otro gusto mío: la tecnología. Hace unos 10 años se me ocurrió armar una página web (samymielgo.com) cargada con material musical nacional y gratis para acceder. Y esa página tuvo repercusión en varias partes del mundo, y luego se me ocurrió hacer un libro en papel con 120 temas de folclore, una especie de cancionero. Y desde ese espacio virtual surgió un contacto con un productor musical argentino, residente en Estados Unidos, al cual luego encuentro en Buenos Aires, durante una presentación mía con Marina Santillán en la Peña del Colorado, ubicada en la zona de Palermo. Esa persona, Oscar, ya había llevado a EU a Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, y a pesar de mi descrédito inicial ese hombre me activó la primera gira en Estados Unidos y ese contacto me termina mandando la gira armada, una movida increíble que pudimos hacer en el 2000 y algo y después pudimos repetir varias veces con el trío que tengo y también solo.

-¿Y en Europa?

-Allá me contrata una cantante, Marilín Machado, que hace folclore, con ella fui a Alemania y vuelvo el año próximo, ya está armada la gira para el 2018. Es decir que entre Estados Unidos y Europa tengo una agenda anual de salidas podríamos decir.

-¿Cuánto de fructífero resultó la confirmación del trío?

-Muchísimo, arrancó con mi amigo Enrique Condomí a principio de 2001, grabando primero en dúo. Después sumamos a la pianista Lilian Saba y el disco quedó en trío, el primer trío. Nos fue muy bien, ganamos en el año 2002 el premio Clarín al Mejor disco de Folclore y estuvimos nominados a los Gardel como revelación del folclore. Después Lilián se armó su propio grupo, pero convocamos otro pianista para hacer un disco nuevo. Ahora el trío está conformado con el ‘Chino’ Correa en piano, ‘Quique’ Condomí en violín y yo en guitarra, más invitados claro.

-Hablabas de los valores musicales actuales, ¿cómo te ves en relación con ellos, consideras que tenés plafond propio y no te interesa tanto mirar la competencia?

-Hoy en día han aparecido montones de músicos muy formados, se abrieron escuelas de música popular, hay mucha gente que toca bien. Lo que sucede es yo siempre me propuse dos cosas: tocar y enseñar, me gustan las dos por igual, y tengo un material muy interesante sobre música argentina, investigué mucho. Arranqué de pibe y tuve oportunidad de conocer muchos lugares, conocí generaciones musicales pasadas con figuras como (Eduardo) Falú (jefe mío en SADAIC), Los Chalchaleros, Los Fronterizos, Ramón Navarro, Teresa Parodi, Juan Carlos Saravia, en fin, pero el trabajo no es fácil y siempre será difícil vivir de la música solamente, por eso no dejo la parte docente que además me encanta, la verdad es que voy para adelante, no pienso mucho en el resto, esa es la realidad.

-¿Cuántos recuerdos de Pico sabés llevar en la maleta?

-Los recuerdos de los amigos, de los momentos buenos con -entre otros- el ‘Pollo’ Estigarría, los amigos de la música como Jorge Sosa, y algunas tristezas como saber de la muerte de mi querido Daniel Sosa, mi amigo del alma, un golpe increíble y repentino. Mi viejo está allá, de vez en cuando voy, pero en lo profesional no le tenido propuestas más allá de un encuentro que armó Hugo Cuello en MEDANO, donde concurrimos con el trío. También pensamos algo junto con Marcelo Mayor y, hace muy poco, con ‘Tato’ Ledesma, quién te dice. Lo que te dejo claro es que al escenario del Colón subió un cachito de este Pico que quiero, lo sentí así.

"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"

Comentarios

"No se publicarán insultos y/o injurias, tampoco todo el texto en mayúsculas, LA REFORMA S.R.L. se reserva el derecho de editar dichos comentarios sin previo aviso. El contenido de los mismos es responsabilidad exclusiva de quienes los vierten."

Deporte

CORPICO

Corpico

guspamar

ZIRCAOS

Facebook

Tapa

Tapa La Reforma

AUTOS

Estilo MC

Cámara Gob

Luis Roldán

Luis Roldán

Necrológicas

Necrológicas

De Leon

Rosa Audisio

Rosa Audisio

Hugo López

Hugo López

AutoCosmos 2